Lo quieras o no, estás siendo vigilado

Para los tiempos modernos que corren, he aquí una guía de liberación de Facebook, Google, Whatsapp.

La mayoría de los amigos y conocidos con los que he hablado sobre privacidad digital me han contestado “yo no tengo nada que ocultar”. Esta declaración avala que, día a día, grandes empresas utilicen los datos de millones de usuarios. Tus mensajes, las fotos que envías, los lugares que recorres, todo está siendo registrado. ¿Acaso no te incomoda? Tranquilo, si total, no tienes nada que ocultar.

Argumentar que no te importa el derecho a la privacidad porque no tienes nada que esconder, equivale a decir que no te importa el derecho a la libre expresión, porque no tienes nada que decir.
—Edward Snowden

Le invito a ver la TED de Glenn Greenwald, “Por qué la privacidad es importante”. Recuerdo estar leyendo sobre el panóptico de Michel Foucault y pensar en lo relacionado que estaba con todo esto. Glenn tiene una mirada similar.

Cuestiones básicas a tener en cuenta

Por Tyler Nelson
  • Tu celular tiene un identificador único de publicidad, el cual se utiliza para brindarte contenido relacionado a lo que consumes en el teléfono. Se realiza un seguimiento de las aplicaciones que descargas y el uso que les das.
  • Todos los navegadores web (Chrome, Firefox, Brave) utilizan cookies. Para simplificar, hay cookies buenas y malas —la calificación de ésta última depende de tu mirada sobre la privacidad. Las buenas permiten funciones básicas, como por ejemplo, loguearte en una página con tu usuario y contraseña. Las malas son rastreadores que, de nuevo, sirven para ofrecerte determinados resultados según tu actividad en internet.

“Debes saber que si un servicio es gratuito el producto eres tú”

Michail Bletsas

Apuesto que el primer servicio gratuito que vino a su mente es Google. El poder de Google radica en el fuerte monopolio que es, abarcando sistemas operativos (Android), el navegador más popular (Chrome), el manejo de digital advertising (Ads), el consumo de videos (YouTube) y en consecuencia las cuentas de correo electrónico (Gmail). Sin olvidar a su servicio más conocido: el buscador.

Puedes verificar la información que Google está adquiriendo de vos acá. Echale una miradita a los servicios de localización, te podes llegar a llevar una sorpresa.

El navegador

Por Michigan Engineering

La primera recomendación sería que abandones Chrome y lo reemplaces por Firefox o Brave. Mozilla Firefox lleva años de trayectoria. Es un sistema de código abierto (lo que significa que cualquier persona puede chequear su arquitectura y verificar si hay fallos o contraindicaciones). No es un sistema cerrado en su construcción como Chrome.

Extensiones recomendadas para mejorar Firefox (válidas también para Chrome):

  • uBlock: ¡BORRA YA ADBLOCK! Está vendido al mercado, fraternizó con su enemigo: la publicidad. uBlock es de open-source y cumple perfectamente su función.
  • HTTPS Everywhere: encripta la comunicación en la mayoría de las webs que no usen el protocolo SSL (https).

Brave es un navegador relativamente nuevo, basado en Chromium (al igual que Chrome). La diferencia respecto a éste último es que está desarraigado de cualquier vínculo con los servicios de Google. Nada de sincronización con el gigante. Su principal función es bloquear las cookies de third-parties para evitar el rastreo del que previamente hablamos. Simplifica las tareas que otras extensiones pueden hacer, incluyendo las en el propio navegador.

El buscador

Lo que ves en Google no es todo lo que existe en la web. Los resultados ofrecidos pasan por un filtro en el que se tienen en cuenta factores como el dinero, influencias políticas, y de nuevo, la personalización de publicidades. Lo que ves está hecho en base a el perfil que Google tiene creado sobre vos. Incluso si no tienes una cuenta de Google iniciada.

Para tener una visión diferente de los resultados de búsqueda, puedes darle un vistazo a DuckDuckGo o StartPage, que no indexan sus resultados con ningún fin particular ni buscan rastrearte. Solo te muestran las páginas en base a el término de búsqueda real que escribiste.

Mensajería

Por Melvin A

Whatsapp, propiedad de Facebook, cuenta con más de 1.500 millones de usuarios. Teniendo en cuenta los escándalos recientes de la empresa, la alternativa más segura es Signal. Una aplicación open-source, que se caracteriza por encriptar (de verdad, no como Whatsapp) las conversaciones y no pretende venderte publicidad en su modelo de negocios.

Como segunda opción, para un uso diario, echa un vistazo a Telegram. La misma cuenta con cifrado (en chats secretos) pero la estructura del mismo es privada, por lo cual la seguridad de ésta y su arquitectura no puede ser juzgada por el público, a diferencia de Signal. De todas formas, es preferible que uses Telegram antes que Whatsapp.

Conclusiones

Por Matthias Hildebrandt

Este artículo se focaliza en movilizar al lector para reflexionar sobre los productos que consumimos y, quizá, ser la puerta a buscar más información sobre rastreadores, cookies y diferentes modelos de negocios. No soy una experta en el tema, solo una mera persona movida por la curiosidad.

Debido a que la información está simplificada y escueta, aquí le dejo la web de Privacy Tools, donde se mencionan más herramientas recomendadas para reemplazar los servicios de Google.

De mi selección personal, un canal de YouTube que trata temas relacionados. Sí, es difícil abandonarte del todo, querido Google, pero hacemos lo posible para limitar tu poder.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here