Desayunando con Holly

Breakfast at Tiffany’s, qué película mas renombrada. Claramente Blake Edwards encontró la manera de transmitirnos la elegancia, el estilo, y la belleza de Audrey Hepburn en la gran pantalla.

Hace poco mas de un mes decidí verla, la disfruté demasiado. Avergonzada, admito que la culpa me consumió al saber que decidí ver el film y no leer a Truman Capote. Por ende, 24 horas mas tarde, estaba dándole mi dinero a un simpático librero que insistía en que la correcta pronunciación era “Kiapouth”.

tumblr_nk1u0z2Wmh1r8a2wao1_500

Golighty es, tal vez, el personaje mas cautivante creado por este maestro de la seducción que era Truman Capote. Atractiva sin ser linda, tras haber rechazado una carrera de actriz en Hollywood, Holly se convierte en una de las figuras del Nueva York más sofisticado. Mezcla de picardía e inocencia, de astucia y autenticidad, Holly se contenta con vivir el día, sin pasado, no queriendo pertenecer a nada ni a nadie, sintiéndose desterrada en todas partes, soñando siempre con ese paraíso que para ella es Tiffany’s, la famosa joyería neoyorquina.

—Editorial Debolsillo

Desayuno en Tiffany’s me pareció una novela corta fantástica para un fin de semana de descanso. Es rápida, y concisa. Las  descripciones son justas. Nuestro querido narrador anónimo, apodado por Holly como Fred, es el nuevo vecino del apartamento de piedra arenisca. Este escritor forma una amistad particular con la apasionada amante de la libertad, el glamour, y sobre todo la independencia.

La recomiendo para hacer un pequeño break luego de leer libros largos. Me sirvió para despejarme.

“—Pobre desgraciado—dijo, haciéndole cosquillas en la cabeza (al gato)—, pobre desgraciado que ni siquiera tiene nombre. Es un poco fastidioso eso de que no tenga nombre. Pero no tengo ningún derecho a ponérselo (…), ninguno de los dos le pertenece al otro. El es independiente, y yo también.”

Sobre todo, me fascinó la analogía que existe entre ella y el gato durante el correr de las páginas. No me atrevo a dar muchos detalles; detalles que se profundizan en el final del libro. Me van a linchar por spoilear. Todo suma al sorprendente hecho de que una novela tan corta tenga semejante potencial. Definitivamente, cantidad no es sinónimo de calidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here